La Máquina del tiempo

Las tradiciones etimológicas y técnicas de la fotografía la definen como “dibujar con luz” (foto = luz; grafía = escribir, dibujar). A grandes rasgos, es una definición que funciona.

Pero los que tomaron una fotografía alguna vez en sus vidas sabrán que la cosa no es tan sencilla. Olvidemos lo técnico, ya tendremos tiempo para abocarnos a eso en este blog. Vamos a las sensaciones. Que placer extraño es escuchar el “crack” de un obturador. Aunque sea el sonido artificial de una compacta digital, esa sensación es la misma.

Eternizar un momento. Recortar la realidad circundante y mostrar mi interpretación de ella. Ahí está el placer.

Con la fotografía no se inventó sólo un aparato capaz de capturar imágenes en un material sensible. Se inventó la máquina del tiempo. La capacidad de eternizarnos y de hacer infinita nuestra existencia y la de los objetos que deseemos.

Este blog surge gracias a la necesidad de comunicar(nos) y compartir experiencias y conocimientos referentes a este arte. El eyector final de este proyecto fue la cátedra de Periodismo Digital de la UNC, a través de una consigna: crear una bitácora y mantenerla.

¿El objetivo del blog? Mostrar, mostrarme. Enseñar, aprender. Fotografiar, observar. Componer, deconstruír.

El sentido de este espacio viene con el tiempo. Ojalá podamos construírlo entre todos.

Anuncios